Managua, 17 de diciembre del 2017

Apertura de Cuba pone ojos en extracción de petróleo


Apertura de Cuba pone ojos en extracción de petróleo

CÁRDENAS, Cuba, 24 Oct 2015 (IPS)  - La industria petrolera de Cuba solo explota cinco por ciento del petróleo en sus yacimientos en tierra firme y aguas someras, por la falta de capital extranjero y tecnología para acometer desarrollos como el del campo de Varadero 1000, el mayor realizado hasta ahora.

"Tomamos lo que la roca entrega libremente (crudo y gas asociado), que equivale a cinco por ciento del potencial", dijo a medios internacionales María Yodalis Hernández, jefa de negocios de la estatal Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo del Centro (Epepc), en esta ciudad a 150 kilómetros al este de La Habana.

La nueva apertura con Estados Unidos "nos da la posibilidad de demostrar que Cuba tiene oportunidades petroleras", aseguró sobre el deshielo entre La Habana y Washington, que ya cristalizó en el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas.

"Los principales recursos y la tecnología de punta de la industria petrolera surgen en Houston, Estados Unidos", abundó la experta.

Como otros funcionarios del ramo, reiteró que este país insular está abierto "a todo tipo de negocios" con empresas estadounidenses, algo imposible aún por el embargo impuesto a la isla desde 1962.

Con el mismo nombre del balneario internacional que colinda con Cárdenas, el yacimiento Varadero tiene actualmente 90 pozos en explotación. Desde su descubrimiento en 1971, "ha producido sobre 185 millones de barriles hasta el cierre del 2014", amplió la experta durante un recorrido por las instalaciones.

"Noventa y cinco por ciento (de los hidrocarburos) queda sin extraer porque nuestra empresa todavía no ha logrado poner en práctica ningún método secundario de explotación", indicó. "Se requiere de una inversión bastante fuerte en una zona geográfica muy delicada desde el punto de vista medioambiental", acotó.

Hernández se refirió a los peligros de incrementar la actividad petrolera y afectar los 22 kilómetros de playas paradisíacas del mayor polo turístico de Cuba, que aportó 38 por ciento de los 2.700 millones de dólares percibidos en 2014 por la industria del ocio.

Estos y otros conflictos marcan el sector de la energía, en cuyos hombros pesa la meta de modernizarse y ser sostenible con más participación de las fuentes renovables, para responder a los planes de reactivación económica impulsados desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro.

María Yodalis Hernández, jefa de negocios de la estatal Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo del Centro, en el Centro Colector 10, en Cárdenas, en la provincia cubana de Matanzas. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La única experiencia de extracción secundaria en yacimientos cubanos se desarrolla desde diciembre pasado en Boca de Jaruco, a 40 kilómetros al este de La Habana, un campo seleccionado por ser uno de los más antiguos y en activo desde fines de los años 60.

Allí especialistas de China y Rusia, además de Cuba, aplican a las condiciones locales la técnica internacional de estimulación térmica. Consiste en echar vapor de agua en las capas de la roca para que disminuya la viscosidad del crudo y pueda ser extraído con facilidad o brote como resultado de la presión natural.

"Hay que investigar el método adecuado para nuestro petróleo, además de mantener una inversión bastante fuerte por años", especificó Hernández, en el Centro Colector 10, una unidad que extrae 1.500 barriles diarios y separa en un proceso hermético el gas asociado en pozos del yacimiento Varadero.

La Epepc "se compone de ocho centros colectores más como este", donde se contratan sobre todo a personas de la localidad, explicó a IPS el ingeniero Miguel Sotolongo, jefe del taller de extracción de la empresa que obtiene diariamente 27.000 barriles de crudo y 900 metros cúbicos de gas natural.

Mediante un proceso hermético y certificado por las autoridades ambientales, las unidades extractivas aprovechan hoy ese volumen de gas natural, que hace pocos años se quemaba. Además de la pérdida del combustible, esa práctica dañaba la salud humana e inundaba con un desagradable olor la ruta obligatoria para entrar al balneario.

Con 41 empresas, de las cuales cinco tienen capital extranjero, el grupo estatal Unión Cuba Petróleo (Cupet) produce al día aproximadamente 68.500 barriles de petróleo equivalente, 52.000 barriles de crudo y tres millones de metros cúbicos de gas natural.

Además, la nación importa unos 90.000 barriles diarios de Venezuela, bajo un convenio preferencial de pago.

Con la industria petrolera de ese país, socio estratégico y aliado político de Cuba, se opera mediante una empresa mixta la refinería de Cienfuegos, 232 kilómetros al sudeste de La Habana, que procesa 65.000 barriles diarios de crudo venezolano para consumo interno y la exportación a otros países caribeños.

Esta cifra podría estar incluida en los 135.000 barriles diarios que Cupet asegura refinar, aunque no hay confirmación oficial al respecto.

El petróleo cubano es de difícil y costosa explotación y procesamiento por su característica de extrapesado, ya que oscila entre  ocho y 12 grados API, contra los 34 grados del tipo árabe liviano de los productores del Golfo.

El gas y el crudo satisfacen 40 por ciento de la demanda energética de este país de 11,2 millones de habitantes, incluida la generación de electricidad.

La producción actual se logró gracias a un proceso sostenido de inversiones conjuntas con compañías extranjeras, iniciado en 1991, donde destaca la participación de Canadá, además de la de Australia, China, Rusia y Venezuela.

Los hidrocarburos concentraron el mayor número de oportunidades dentro de la carpeta de negocios presentada a inversores foráneos en 2014.

En materia de consumo,  el país prioriza el uso de fuentes renovables, con el objetivo de que en 2030 constituyan 24 por ciento de la matriz energética, de los cuales 14 por ciento vendrían de la biomasa cañera, seis por ciento de eólica, tres por ciento solar y uno por ciento hidráulica.

Actualmente solo representan 4,6 por ciento de la matriz energética interna.

Pero En Matanzas, provincia de 650.000 habitantes donde se ubican Cárdenas y Varadero, el desarrollo energético se concentra en los hidrocarburos.

"Sí se puede hacer más, incluso están previstas inversiones en estudios de exploración, en tierra y con vista al mar", informó a IPS la vicepresidenta económica del gobierno provincial, Lourdes Sarmientos.

En materia de consumo, aparte de los combustibles fósiles "la fuente que más se usa es la de los calentadores solares de agua en el sector estatal y el polo turístico", detalló la ingeniera química de formación. "En la agricultura, explotamos la biomasa cañera, extendemos los biodigestores y molinos para el riego y bombeo de agua", detalló.

Editado por Estrella Gutiérrez



Comentarios

Sin comentarios. Ud, puede realizar el primer comentario de esta noticia.

Comentar

AVISO IMPORTANTE!

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, El OBSERVADOR procederá a moderar los comentarios.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, El OBSERVADOR no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas,imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

El OBSERVADOR tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por El OBSERVADOR, El OBSERVADOR no se hace responsable por sus contenidos.