Managua, 17 de diciembre del 2017

Compradores indefensos ante aseguradoras y urbanizadoras

Sueño de casa propia una estafa

Piden a la Alcaldía y Merena revisar proyectos de urbanizadoras
Sueño de casa propia una estafa
Una casa de Ciudad San Sebastián después de la lluvia del once de junio pasado.

  El sueño de tener una casa propia, se vino, literalmente, al suelo a parte de los habitantes de la urbanización Ciudad San Sebastián, después de que las corrientes de agua, arrasaran con todo, al buscar salida por lo que era un cauce natural, según los afectados.

La tarde y la noche del once de junio se convirtió en una pesadilla para algunas de las familias de Ciudad San Sebastián, cuando el muro de contención construido en el año 2014 no resistió la fuerza de las aguas que buscaban su curso en lo que había sido históricamente su cauce natural.

Me entregaron la casa  en enero pero, tenía dos semanas de haberme pasado, nunca había vivido en medio de un cauce. Me siento desmoralizada, con la vida expuesta y decepcionada porque uno anda buscando y pagando por tener seguridad y tranquilidad y mire esto, expresó doña Alicia Jiménez, al mostrar el desastre y el daño sufrido en la vivienda que comparte con su hijo.


Ariel Mayorga vive en la casa 126, una de las más cercanas al muro de contención. Cuenta que se salieron de la casa porque se  inundó y tuvieron miedo de que cayera el muro. Su familia vive en el residencial desde diciembre, pero ahora están arrepentidos pues nunca esperaron ese tipo de problema, porque ofertaron la vivienda, como de primera calidad.


Las casas del centro y de la orilla de un barranco son las más afectadas. Elias Umaya vive en esa zona y además de que el muro se cayó, la casa también sufrió daños y perdieron muchos de los electrodomésticos y muebles.

Vamos  a demandar a la urbanizadora, porque nos estafaron, nos enseñaron lo bonito, pero no los peligros, hay unas 30 casas del centro que están por donde corría el cauce. Vamos a ver que dice el banco, indicó Umaya, mientras trataba de rescatar algunos de los muebles de la casa.

Además del financiamiento bancario para la vivienda, tienen  otro crédito que invirtieron en la construcción del muro que arrancó la corriente de agua.


Como residentes lo que quieren es irse, porque cada vez que llega el invierno comienza el pánico y la incertidumbre, porque quedan personas mayores y empleadas con los hijos que no saben que hacer.

El banco no quiere perder y aquí es un esfuerzo entre todos, porque  la urbanizadora siempre se quiere arreglar por debajo de la mesa con algunas personas y eso ya no se puede permitir, indicó Pablo Loássiga.


En ocasiones han cumplido, pero reparando, pero a la fecha lo que se reparó se fue y no sentimos que el banco nos respalde;  les escribí y envié una comunicación y también  a la urbanizadora y nadie responde, agregó.


Mostró que su casa, construida a la orilla de un barranco, se ha deteriorado y esta vez tenían temor de que se derrumbara sobre la vivienda por lo fuerte de la lluvia.

Urania Rodríguez, otra afectada expresó que a su casa se mete el agua por adelante y por atrás , con las correntadas. Tuve que sacar a los niños por miedo a la corriente. El ingeniero se hace Alka Seltzer vino y salió corriendo cuando miro la situación.

Tengo  tres meses y estoy  arrepentidísima porque el banco se lava las manos y dice que ellos solo fueron facilitadores y que tenemos que arreglarnos con la urbanizadora.

 Hacemos también el llamado a la Alcaldía y El Marena porque dan los permisos a las urbanizadoras, y llaman a las ferias para enamorarlo ofreciendo sólo lo bonito, indicó molesta.


Varios pobladores indicaron que cuando anunciaron lluvias, llamaron a la urbanizadora para expresarle el temor por las inundaciones ya que en otros años había sufrido daños, pero no atendieron.

Las casas, según los pobladores, fueron construidas por Inversiones Aranza, pero tratamos de comunicarnos y nadie respondió.

Es una calamidad, espero que venga el seguro y responda expresó otro afectado que pidió no  citar su nombre. Aquí estamos brazos cruzados, porque ni el banco, ni el seguro quieren responder, pero vamos a demostrar que no se trata de un problema de fuerza mayor, sino que construyeron sobre un cauce natural, sabiendo que era incorrecto.

Aquí no pueden salir diciendo que debemos hacer uso de la póliza contra daños,  porque se trata de un problema de fondo, el haber construido donde no se podía.

La situación será siempre la misma, hemos pasado varios inviernos y las inundaciones han sido más fuertes. Queremos que nos devuelvan el dinero o nos ubiquen en otra zona, indicó.


La Ley 842, Ley de Defensa de los Consumidores establece en su artículo 52 que el inmueble que presente vicios ocultos; la persona tendrá derecho a efectuar el reclamo respectivo a la urbanizadora. Dicha ley contempla dos años de garantía en cuanto a obra gris, solamente.

Recientemente el secretario de la Alcaldía de Managua Fidel Moreno, al referirse al tema del daño sufrido en urbanizadoras dijo que “estamos conscientes que tanto los desarrolladores como las empresas aseguradoras deben de cubrir las responsabilidades frente a este tema”.


Comentarios

  • Elsa Izaguirre comento el Miércoles 24 de Junio del 2015 a las 02:14 pm

    Los diputados reformaron la Ley de Defensa de los consumidores y nos dejaron peor, no hay forma de defenderse ante el abuso de las empresas de todo tipo.


Comentar

AVISO IMPORTANTE!

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad de éste sitio web, El OBSERVADOR procederá a moderar los comentarios.

En aras de fomentar un debate de altura entre nuestros lectores, El OBSERVADOR no publicará comentarios que contengan expresiones ofensivas,imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. En ese mismo sentido, sólo se publicarán aquellos textos cuyo contenido esté estrictamente relacionado a la nota objeto del comentario.

El OBSERVADOR tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por El OBSERVADOR, El OBSERVADOR no se hace responsable por sus contenidos.